Descargar en pdf

 

Nº 193 (Diciembre 2011)

 

Benedicto XVI a los líderes religiosos de Israel

 

El viernes 11 de noviembre el Santo Padre recibió a la delegación del Consejo de los Jefes Religiosos de Israel, dirigiéndoles el siguiente mensaje:

Su Beatitud, sus excelencias, queridos amigos,

Es un gran placer para mí daros la bienvenida, miembros del Israeli Religious Council, que representáis a las comunidades religiosas presentes en Tierra Santa, y os doy las gracias por las amables palabras dirigidas a mí en nombre de todos los presentes.

En estos tiempos de tribulación, el diálogo entre las diferentes religiones se está convirtiendo en algo cada vez más importante en la generación de una atmósfera de comprensión mutua y de respeto que puede conducir a la amistad y a una confianza sólida entre nosotros. Esto urge a los líderes de Tierra Santa que, a la vez que viven en un lugar lleno de recuerdos sagrados de nuestras tradiciones, sufren diariamente las dificultades de vivir juntos en armonía.

Como ya destaqué en mi reciente encuentro con los líderes religiosos en Asís, hoy nos encontramos a nosotros mismos enfrentándonos a dos tipos de violencia: por un lado, el uso de la violencia en nombre de la religión y, por el otro, la violencia que es consecuencia del rechazo a Dios que caracteriza a menudo la vida en la sociedad moderna. En esta situación, como líderes religiosos estamos llamados a reafirmar que la relación correctamente vivida del hombre con Dios es una fuerza de paz. Esta es una verdad que debe ser cada vez más visible en el modo en el que vivimos con los demás en la cotidianidad. Por esta razón, deseo animaros a fomentar un clima de confianza y de diálogo entre los líderes y miembros de todas las tradiciones religiosas presentes en Tierra Santa.

 

Compartimos la grave responsabilidad de educar a los miembros de nuestras respectivas comunidades religiosas con el fin de fomentar un entendimiento más profundo de cada uno y desarrollar una apertura hacia la cooperación con las personas de tradiciones religiosas distintas a las nuestras. Desgraciadamente, la realidad de nuestro mundo está, a menudo, fragmentada y es defectuosa, incluso en Tierra Santa. Todos nosotros estamos llamados a comprometernos de nuevo con la promoción de una mayor justicia y dignidad, para enriquecer nuestro mundo y darle una dimensión humana total. La justicia, junto con la verdad, el amor y la libertad es una exigencia fundamental para una paz duradera y segura en el mundo. El movimiento hacia la reconciliación exige valentía y visión, así como la confianza en que Dios mismo nos mostrará el camino. No podemos conseguir nuestros objetivos si Dios no nos da la fuerza para llevarlos a cabo.

Cuando visité Jerusalén en mayo de 2009, estuve ante el Muro Occidental y coloqué mi oración escrita entre las piedras del Muro, le pedí a Dios por la paz en Tierra Santa. Escribí: “Dios de todas las épocas, en mi visita a Jerusalén, 'Ciudad de la Paz', hogar espiritual de judíos, cristianos y musulmanes, traigo ante ti las alegrías, las esperanzas, las inspiraciones, los desafíos, los sufrimientos y el dolor de todas las personas del mundo. Dios de Abraham, Isaac y Jacob, escucha el grito de los afligidos, los temerosos, los despojados; manda tu paz sobre esta Tierra Santa, sobre Oriente Medio, sobre toda la familia humana; mueve los corazones de todos aquellos que invocan tu nombre para caminar con humildad en el sendero de la justicia y de la compasión. “El Señor es bondadoso con los que esperan en él, con aquellos que lo buscan” (Lam 3,25).

Que el Señor escuche mi oración por Jerusalén hoy y llene vuestros corazones con alegría durante vuestra visita a Roma. Que escuche las oraciones de todos los hombres y mujeres que le piden por la paz en Jerusalén.

Ciertamente, no dejemos nunca de rezar por la paz en Tierra Santa, con la confianza en Dios quien es Él mismo nuestra paz y nuestro consuelo. Confiándoos a vosotros y a los que representáis al cuidado misericordioso de Dios Todopoderoso, con alegría invoco sobre vosotros bendiciones divinas de alegría y de paz.

Discurso del rabino jefe de Israel, Yonah Metzger

El rabino jefe de Israel, Yonah Metzger, al ser recibido en audiencia el día 10 de noviembre de 2011 por S.S. Benedicto XVI, pronunció el siguiente discurso:

Su Santidad,

Valoramos mucho esta única e histórica oportunidad en la que nosotros, los líderes de las comunidades religiosas de Israel, un país que es santo para todos nosotros, nos hemos unido para reunirnos con usted.

Tierra Santa comprende muchas religiones, y creo que no hay otro lenguaje capaz de resolver los problemas de Oriente Medio que no sea el lenguaje de la religión, hablado por sus líderes; después de todo, el amor a esta tierra deriva de los sentimientos religiosos.

Agradecemos al Todopoderoso que la tierra de Israel pueda servir de ejemplo para el mundo entero por la manera en que las muchas y distintas religiones viven y se  relacionan mutuamente. Hacemos esto con un espíritu de absoluta libertad religiosa y observancia, y en un espíritu de mutuo respeto y consideración.

Su Santidad, durante su impresionante y emocionante visita a Tierra Santa, me acordé de una de las muy famosas profecías -la de Ezequiel capítulo 37-, la profecía de los huesos secos. Allí el Todopoderoso le promete: “Yo abriré vuestras tumbas, os haré salir de ellas, y os haré volver, pueblo mío, a la tierra de Israel. Y así sabréis que yo, el Señor, lo he dicho y lo haré”.

Creemos que está dirigida a nosotros. Yo soy hijo de una familia que fue aniquilada en su mayor parte durante la Shoah en Polonia y en Alemania. El resto de estos judíos regresaron como huesos secos a nuestro país después de la guerra. Creemos que sólo gracias al Espíritu Divino pudieron volver y participar en la reconstrucción de la tierra, cumpliendo así las palabras del profeta.

En la actualidad, también nos encontramos en una cita histórica. Esta noche, el 10 de noviembre de hace 73 años, nuestras sinagogas fueron destruidas durante la Kristallnacht, la noche de los cristales rotos. Este terrible suceso, durante el que las manos de los nazis destruyeron cientos de sinagogas, rollos de la Torah y otros libros sagrados, marcó el principio del Holocausto, la peor tragedia de nuestra historia. Sólo terminó después de la muerte de seis millones de personas, entre las que muchas eran mujeres y niños, cuyo crimen era ser judíos.

Desgraciadamente, el Satán del odio no descansa. Los que niegan el Holocausto alzan sus cabezas en público, cuando aún hay entre nosotros supervivientes que todavía lucen el número tatuado en su brazo, una prueba viviente de la atrocidad. Sin embargo, los que lo niegan no paran, y un presidente de un país al este del Éufrates continúa prometiendo que nos aniquilará a nosotros y a nuestro estado.

Desgraciadamente, el mundo escucha y reacciona con una charla irrelevante y sin sentido. La misma reacción que tuvo cuando los nazis subieron al poder. Este atronador silencio sólo animó más a los conspiradores maliciosos para seguir adelante con sus planes.

Nosotros, los líderes religiosos de Tierra Santa hemos venido a probar, de una vez por todas, que podemos vivir en paz, que lo hacemos en el respeto mutuo y el aprecio, en libertad para servir a nuestro Señor de acuerdo con las palabras del profeta: cada uno siguiendo sus creencias.

Nosotros, el Consejo de Líderes Religiosos de Tierra Santa, en el estado de Israel, deseamos, a través de usted y de los líderes religiosos de otros países, que por favor difundan este mensaje de respeto y de reciprocidad a sus países. No hay razón por la que los hijos de Abraham no puedan vivir en paz los unos con los otros. ¿Por qué deberíamos causar tristeza a nuestro Señor del Cielo?

Esperamos que nuestro país sea un lugar donde el mensaje de paz y las profecías de la Biblia se cumplan.

Su Santidad, apreciamos su amable hospitalidad y su bendita actividad por la paz mundial. Continuaremos rezando unidos para que las palabras de Isaías se cumplan: “Con sus espadas forjarán arados y podaderas con sus lanzas. No levantará la espada una nación contra otra ni se adiestrarán más para la guerra...” y en las palabras de los salmos: “El Señor fortalece a su pueblo, el Señor bendice a su pueblo con la paz”. Amén.

 

Conferencia de lord Jonathan Sacks

en la Universidad Pontificia Gregoriana


El pasado día 11 de diciembre, lord Jonathan Sacks, rabino jefe de las Congregaciones judías unidas de la Commonwealth, durante una conferencia pública en la Universidad Pontificia Gregoriana declaró que “La humanidad no fue creada para servir a los mercados. Los mercados fueron creados para servir a la humanidad”.

Sacks explicó que el sistema de libre mercado y de la economía capitalista fue generado por la cultura judeocristiana, por este motivo el futuro económico, político y cultural de Europa dependerá de la atención a la propia alma y a las propias raíces religiosas.

Refiriéndose a la relación entre judíos y cristianos, el rabino jefe recordó que todo cambió el 13 de junio de 1960, cuando el historiador judío francés se reunió con Juan XXIII.

A propósito del encuentro mantenido por la mañana con Benedicto XVI, lord Sacks dijo que hace medio siglo los judíos y los cristianos eligieron el diálogo cara a cara. Ahora ha llegado el tiempo en el que la colaboración entre judíos y cristianos se haga realidad poco a poco.

“Los judíos junto a los cristianos -destacó- pueden enfrentarse a la secularización de Europa”. Según lord Sacks, Europa está perdiendo sus raíces judeocristianas, con consecuencias inimaginables en la literatura, arte, música, educación y política.

“Cuando una civilización pierde su fe, pierde su futuro. Cuando recupere su fe, recuperará su futuro”, sostuvo el rabino jefe. “Por el bien de nuestros hijos y de sus hijos no nacidos todavía -añadió- nosotros, judíos y cristianos, juntos, debemos renovar nuestra fe y su voz profética. Debemos ayudar a Europa a encontrar su alma”.

Para explicar la peculiaridad cultural de Europa, el rabino jefe explicó que el corazón de la cultura está en la religión, y este es el motivo por el que Occidente se ha distinguido por el desarrollo y el progreso.

Lord Sacks recordó que China ya era tecnológicamente mucho más avanzada que Occidente antes del siglo XV. Los chinos inventaron la brújula, el papel, la imprenta, la pólvora, la porcelana, las máquinas para hilar y tejer. Pero no habían desarrollado una economía de mercado, no tuvieron una revolución industrial o un crecimiento económico sostenido. En China faltaba la herencia judeocristiana.

A propósito de la contribución judía a la cultura económica, el rabino puso de relieve que aunque los judíos eran menos del 5% de la población del mundo, han ganado más del 30% de los premios Nobel de Economía. Por ejemplo, John von Neumann, Milton Friedman, Joseph Stiglitz, Daniel Kahneman y Amos Tversky.

“El José de la Biblia --sugirió- podría haber sido el primer economista del mundo, descubriendo la teoría de los ciclos comerciales: siete años de abundancia, seguidos de siete años de vacas flacas”. “Y el estado financiero de Europa --añadió- sería mejor hoy si la gente conociese más el contenido de la Biblia”.

Para lord Sacks, la tradición judeocristiana encarna valores fundamentales como el profundo respeto por la dignidad humana, ya que viene del mandato bíblico de “creado a imagen y semejanza de Dios”. Y después, el respeto por la propiedad privada y el gran aprecio por el trabajo. Dios le dijo a Noé que sería salvado pero que tenía que construir el arca.

En este contexto, la creación de puestos de trabajo es la forma de caridad más alta porque le da a la persona la dignidad y la libertad de no estar a cargo de nadie.

“En el judaísmo -destacó el rabino jefe- hay una actitud positiva hacia la creación de la riqueza, que responde a la colaboración con la obra creadora de Dios”. Para el judaísmo la característica más importante del libre mercado es la capacidad de aliviar los efectos negativos de la pobreza”.

“La escuela rabínica -explicó lord Sacks- es favorable al libre mercado y a la competencia porque genera riqueza, precios más bajos, amplía la libertad de elección, reduce los niveles de pobreza, extiende la atención al medio ambiente por parte de la humanidad, restringe la medida en la que somos víctimas pasivas de las circunstancias y del destino. De este modo la libre competencia libera energías creativas y sirve al bien común”.

Por estos motivos, la economía de mercado y el capitalismo moderno surgen en una cultura judeocristiana. De este modo, Europa ha desarrollado su propia cultura y su propia espiritualidad de una forma admirable; siendo la ética religiosa una de las formas que impulsaron esta nueva forma de creación de riqueza.

Lord Sacks afirmó que en la Biblia se encuentra la estructura de la legislación social, con las medidas de ayuda a los pobres, de deudas canceladas, los esclavos liberados en el año jubilar en el que la tierra se restituía a los propietarios originales.

“En la Biblia se encuentra un sistema social altamente sofisticado, en el que se afirma que los pobres deben disponer de medios de sustento, y que cada siete o más años la tierra y las riquezas se redistribuyen para corregir los desequilibrios de los mercados y establecer una equidad”.

El rabino jefe concluyó su intervención afirmando: “Ha llegado el momento de recuperar una ética de la dignidad humana hecha a imagen de Dios. Cuando Europa recupere su alma, recuperará su riqueza. Pero antes debe recordar que la humanidad no fue creada para servir a los mercados. Los mercados fueron creados para servir a la humanidad”.

 

Herodes no finalizó el Muro del Segundo Templo


Un descubrimiento arqueológico ha echado por tierra la aceptada noción de que el rey Herodes el Grande construyó hasta el final el muro del Segundo Templo de Jerusalén en el siglo I a.C., y revela que su construcción duró varias décadas más.

El hallazgo, ha sido presentado frente al Muro Occidental que sustentaba el santuario judío, consiste en un baño ritual judío (mikve, en hebreo) en el que fueron encontradas diecisiete monedas, algunas posteriores al mítico rey de Judea.

El baño ritual, que fue encontrado por primera vez en siglo y medio de excavaciones en la ciudad, quedó justo bajo el muro de sujeción sobre el que Herodes comenzó la ampliación del pequeño templo existente hasta ese momento.

"No quiero restar en nada la grandeza de Herodes en la construcción, es todavía su templo, pero sus sucesores fueron los que lo acabaron", dijo el investigador Ronny Reich, de la Universidad de Haifa.

Los trabajos llevados a cabo al este del Muro Occidental han dejado al descubierto algunas instalaciones del barrio que había en el lugar antes de la construcción del Templo, un canal de desagüe que corría bajo su pavimento y los cimientos del que es el lugar más cercano al sitio más sagrado para el judaísmo.

Según los investigadores, para poder construir la gran barrera de contención de la explanada sobre la que estaba el templo, los trabajadores de aquella época debieron taponar con tierra pozos y baños rituales del barrio y sólo entonces colocaron encima los grandes bloques de piedra de más de 2 toneladas.

Ha sido en un "mikve" que quedó "mitad debajo del muro mitad fuera", donde los arqueólogos han encontrado las pruebas de que la construcción duró, por lo visto, más de lo que se creía. Además de trozos de cerámica y candelabros, cuya exactitud puede variar en hasta 25 años se han hallado 17 monedas de bronce que al parecer perdió su propietario y el año inscrito en las más recientes es posterior a Herodes el Grande, que reinó entre el 40 y el 4 a.C.

Las cuatro monedas fueron acuñadas durante el periodo del gobernador romano Valerius Gratus, entre el 15 y el 26 de la era común, es decir unos veinte años después de la muerte del monarca y unos cuarenta antes de la destrucción del santuario por los romanos, por lo que “los judíos apenas disfrutaron del santuario completo durante una generación”, explicó Reich.

El hallazgo indica que al menos esa parte del complejo fue construida en la última etapa de todo el proyecto y desestimada también la teoría de un equipo de ingenieros que aseguraba que la construcción del templo duró sólo entre 8 y 10 años. “Siguieron construyendo durante otras dos generaciones”, concluyó el investigador. Las monedas prueban que la construcción se prolongó por lo menos 40 años y corroboran el relato del historiador judeo-romano Flavio Josefo, quien escribió que comenzó en el décimo octavo año del reinado de Herodes, el 22 a.C., y fue terminado en los años 50 del siglo I, durante el reinado de Agripa II (biznieto de Herodes).

Descrito por Josefo como “el mayor proyecto que el mundo ha conocido” el templo de Jerusalén era una suerte de regalo de Herodes para ganarse el favor de su pueblo, que dudaba de él por ser de linaje idumeo y por haber desplazado a la anterior dinastía sacerdotal de los asmoneos.                                                                                                                                                                                                                  (Aurora)

Arqueólogos israelíes dicen haber encontrado

una antigua reliquia cristiana 1.400 años

Una pequeña caja con una cruz tallada en su tapa fue encontrada en Jerusalén. Contiene lo que podrían ser retratos de Jesús y María. El descubrimiento muestra que el uso icónico no se limitaba a ceremonias en iglesias en los tiempos bizantinos.

Arqueólogos israelíes dijeron que han encontrado una pequeña reliquia de 1.400 años cristiana entre los restos de una ruta antigua en Jerusalén. El descubrimiento, una exquisita caja de hueso de 2cm por 1,5cm con una cruz tallada en su tapa, fue probablemente llevada por un creyente cristiano alrededor de finales del siglo VI antes de la era común.

Cuando se removió la tapa, se pudieron visualizar dos portarretratos en oro y la pintura de un hombre y una mujer, posiblemente Jesús y María.

La arqueóloga Yana Tchekhanovets de la Autoridad de Antigüedades de Israel dijo que la caja era el primer ejemplo bien preservado de su tipo y es importante porque muestra que el uso icónico no se limitaba a ceremonias en iglesias en los tiempos bizantinos.

 

Occtavio Posta, cura de pueblo

nombrado “Justo entre las Naciones”


El Estado de Israel reconoció a un sacerdote católico la labor que realizó para salvar la vida de decenas de judíos que estaban encerrados en una prisión en Italia durante la ocupación nazi. Don Ottavio Posta ha pasado ya a formar parte de los "justos entre las naciones", el mayor reconocimiento que Israel puede entregar a un no judío o extranjero y que premia a aquellas personas que arriesgaron su vida para salvar a judíos durante el III Reich.

Este sacerdote era párroco de una pequeña localidad en la Isla Mayor en el Lago Trasimeno en la región de Umbría, en Italia y ejerció su ministerio en este lugar entre 1915 y 1963, año en el que falleció. Durante las noches del 19 y 20 de junio de 1944, convenció a varios pescadores para ir con sus barcas por el Lago Trasimeno para rescatar a 30 judíos que se encontraban encarcelados en el castillo debido a las leyes raciales del III Reich. Quince pescadores en cinco barcas fueron los que entre disparos de los nazis consiguieron trasladar a los judíos hasta la zona controlada por los británicos. Entre ellos se encontraba don Ottavio, que fue el último en desembarcar.

El arzobispo de Peruggia ha indicado que el sacerdote estuvo en todo momento con los feligreses e hizo todo lo posible por los encarcelados. De hecho, es el que mantenía las relaciones con los británicos y el que organizó la fuga de estos judíos que consiguieron salvar su vida gracias a esta valiente acción.

Este caso ha podido ser conocido gracias a los testimonios de algunos de los rescatados y a la investigación del arzobispo emérito de Peruggia. Sin embargo, la historia había sido casi olvidada debido a que ni don Ottavio Posta ni los pescadores tuvieron intención de vanagloriarse por su acción.

"Nosotros sólo cumplimos con nuestro deber y me siento orgulloso de haber ayudado a salvar vidas", ha asegurado uno de los vecinos que participó en el rescate.

Igualmente, en una carta de agosto de 1944 firmada por algunos de los judíos salvados alaban la valentía del párroco de la Isla Mayor y aseguraban que "durante el periodo de nuestra prisión en la isla por las leyes raciales, fue para nosotros de gran ayuda y consuelo. Cuando el peligro aumentaba no sólo hizo que los habitantes de la isla nos llevaran a la orilla donde ya estaban los ingleses, sino que él mismo pasó con nosotros el peligro de atravesar el lago, estando a tiro de las ametralladoras, dando un clarísimo ejemplo a sus parroquianos.

Por último, estos rescatados pedían al prelado "hacerse intérprete con su alta palabra al benemérito don Ottavio Posta de nuestra gratitud por su acto altruista y de buen pastor". La carta estaba firmada por Giuliano Coen, Albertina Coen, Livia Coen y Bice Todros Ottolenghi.

___

CEMI. El día 10 de Enero se reanudó el ciclo de conferencias de los martes, en esta ocasión fue invitado el profesor Gustavo Perednik, que con su brillantez habitual  condujo a los asistentes por el mundo de los sueños y su interpretación en el Talmud.

______

Premio Samuel Hadas de Amistad España-Israel

Con la concesión de este premio la Embajada de Israel ha querido hacer un reconocimiento público a las personalidades e instituciones  que han contribuido al acercamiento entre España e Israel y el fortalecimiento de las relaciones bilaterales. Estos premios se enmarcan en las celebraciones del 25º aniversario del establecimiento de las relaciones diplomáticas entre ambos países y el acto de entrega marcará la clausura del año de conmemoraciones.

El próximo 18 de enero, la Embajada de Israel en España hará entrega a los premiados, entre los que el Centro de Estudios Judeo-Cristianos tiene el honor de figurar.

Noticias del CEJC

Celebración de la Fiesta de la Congregación de Nuestra Señora de Sión

El próximo día 20 de enero nos reuniremos en nuestro Centro con motivo de la Fiesta de la Congregación de Nuestra Señora de Sión, como todos los años tendremos la celebración de la Eucaristía a las 8 de la tarde, para después tener un encuentro fraterno entre los socios y amigos. Les esperamos a todos.

___

Animamos a todos los amigos que reciben esta Circular y todavía no son socios del Centro de Estudios Judeo-Cristianos, a que se incorporen como colaboradores más activos, aportando una colaboración y beneficiándose de los servicios que presta nuestro Centro.

Rogamos que todos aquellos que tengáis correo electrónico, por favor nos lo comuniquéis para poder enviar esta Circular por este medio, es mucho más rápido y agiliza la distribución.

Volver