CEJC

CEJC

Católicos, judíos, evangélicos y musulmanes, se unen para denunciar las ofensas a los sentimientos religiosos

Los representantes de las confesiones religiosas que tienen firmados acuerdos con el Estado Español, es decir, católicos, judíos, evangélicos y musulmanes, han firmado un comunicado conjunto para denunciar públicamente las ofensas contra los sentimientos religiosos, haciendo referencia explícita a la versión sexual del Padrenuestro recitada por la poetisa Dolors Miquel durante los Premios Ciudad de Barcelona.

"La entrega de premios Ciudad de Barcelona de este año, con una pretendida finalidad poética, ofreció a los asistentes una recitación que, más allá de la provocación y el mal gusto, incurre en ofensas gratuitas a los sentimientos religiosos de diversas comunidades de creyentes de nuestro país. Este es un triste episodio más, que se une a otros también ofensivos para los creyentes, y que reclaman nuestra denuncia pública", declaran.

Los firmantes de este comunicado son el secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal Española (CEE), José María Gil Tamayo; el presidente de la Federación de Comunidades Judías de España (FCJE), Isaac Querub; el secretario ejecutivo de la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España (FEREDE), Mariano Blázquez y el presidente de la Comisión Islámica de España (CIE), Riay Tatary.

Todos ellos se han unido para transmitir un mensaje de "respeto" a todos los creyentes de toda confesión, y de "rechazo a las ofensas públicas contra los sentimientos religiosos" de los "convecinos", para una convivencia "respetuosa y hermanada".

Además, recuerdan que en España, los sentimientos religiosos gozan de protección, a la par que se garantiza la libertad de expresión "con el límite constitucional del respeto a los demás derechos y libertades, como es la libertad religiosa".

"Las diversas comunidades religiosas de nuestro país trabajamos por la convivencia armoniosa y productiva entre conciudadanos de toda convicción, ejerciendo plenamente su derecho a la libertad de expresión sin herir los sentimientos de los demás", subrayan.

Los judíos reconocen por primera vez que el cristianismo ‘forma parte del plan de Dios’

En un histórico documento firmado por más de dos mil rabinos se afirma: “Creemos que Dios emplea muchos mensajeros para revelar su verdad”.

Más de dos mil rabinos ortodoxos han decidido firmar un documento en el que reconocen que el cristianismo es “parte del plan de Dios para la humanidad” ya que “Dios emplea muchos mensajeros para revelar su verdad”.

El documento ha sido redactado por 25 destacados rabinos ortodoxos de Israel, Estados Unidos y Europa, según información del rabino David Rosen, director de Asuntos Interreligiosos del American Jewish Committee.

Es la primera vez en dos mil años que los judíos hacen un reconocimiento de este tipo a la religión cristiana. El documento, que lleva por título “Hacer la voluntad de nuestro Padre en el cielo: hacia una asociación entre judíos y cristianos”, afirma que judíos y cristianos tienen “una misión común, basada en la Alianza, para perfeccionar el mundo bajo la soberanía del Todopoderoso” ya que “ninguno de nosotros puede llevar a cabo la misión de Dios en este mundo por separado”.

Los rabinos ortodoxos reconocen de esta manera que ambas confesiones deben trabajar juntas sin que esta “asociación” minimice “de ninguna manera las diferencias entre las dos comunidades y las dos religiones”. Los judíos sostienen, asimismo, en su declaración: “Creemos que Dios emplea muchos mensajeros para revelar su verdad”.

Durante una rueda de prensa en el Vaticano junto al cardenal Kurt Koch, el rabino David Rosen subrayó que el nuevo documento elaborado por la Santa Sede sobre las relaciones entre judíos y cristianos revela no sólo los avances en las directrices propuestas por el documento del Concilio Vaticano II Nostra Aetate de apreciar y respetar la autocomprensión judía sino también un profundo reconocimiento del lugar de la Toráen la vida del pueblo judío.

 

Para leer el texto íntegro:

 

Nuevo documento del Vaticano profundiza sobre la dimensión teológica del diálogo judío-católico

 

 

Cincuenta años después de la declaración conciliar, Nostra Aetate, se subrayan las óptimas relaciones fraternas, si bien se indican las dificultades y avances en materia teológica.

(ZENIT)

Un nuevo documento sobre las relaciones del cristianismo con el judaísmo ha sido presentado este jueves en la Sala de prensa de la Santa Sede que el director de la oficina de prensa del Vaticano, padre Federico Lombardi calificó de “particularmente importante”.

El nombre del documento es: “Por qué los dones y el llamado de Dios son irrevocables. Reflexiones sobre temas teológicos sobre las relaciones católico-judías en ocasión del 50 aniversario de Nostra Aetate”, y ha sido presentado por el cardenal Kurt Koch, presidente de la Comisión para las relaciones religiosas con el judaísmo.

Participaron también en la presentación, el secretario de dicha comisión, el padre Norbert Hofmann, S.D.B.; el rabino David Rosen, director del International Director of Interreligious Affairs, American Jewish Committee (AJC), Jerusalem (Israel); y el director y fundador del británico Woolf Institute, Cambridge.

El documento en sus siete puntos, indicó el purpurado, “no da definiciones doctrinales definitivas”, y “ni es un documento oficial del Magisterio de la Iglesia, sino un documento de estudio de nuestra Comisión, que intenta profundizar la dimensión teológica del diálogo judío-católico”.

Recordó también que otros tres documentos fueron publicados después de Nostra Aetate: en 1974, “Orientaciones y sugerencias para la aplicación de la declaración Conciliar Nostra Aetate; en 1985, “Sobre una correcta presentación de los judíos y del judaísmo en la predicación en la catequesis de la Iglesia católica”; y en 1998, “Nosotros recordamos, una reflexión sobre la Shoah”.

El documento en su primera sección, expone la historia del diálogo judío-católico en los últimos cincuenta años. “De la contraposición de una vez se ha pasado a una positiva colaboración”.

En la segunda sección reitera un concepto ya conocido: el cristianismo deriva del judaísmo. “La diferencia de fondo entretanto del hebraísmo y del cristianismo consiste en el modo en el cual se considera que es necesario evaluar la figura de Jesús. Los judíos pueden ver a Jesús como un perteneciente a su pueblo, un maestro. Los judíos pueden ver a Jesús como un maestro judío que predicaba el reino de Dios. El hecho que el Reino de Dios haya venido con él como representante de Dios está fuera del horizonte hebraico de la espera mesiánica”. Por lo tanto el diálogo judío-cristiano más que interreligioso debería llamarse intrareligioso, o intrafamiliar.

En la tercera sección se aborda la revelación en la historia como ‘Palabra de Dios’, que los judíos identifican en la Torah; y para los cristianos ésta se encarna en Jesucristo.

La cuarta sección trata la relación entre el Antiguo y Nuevo Testamento, entre la Antigua y Nueva Alianza. Porque el Antiguo testamento es parte integrante de la única Biblia cristiana, que da un sentido de pertenencia y relación entre judaísmo y cristianismo.

“Ciertamente -prosiguió el cardenal- los cristianos interpretan las escrituras del Antiguo Testamento de manera diferente de los judíos, porque el evento de Cristo representa para ellos la nueva llave de interpretación para entenderlos”.

En la quinta sección entra un tema espinoso: cómo los judíos son salvados si no creen explícitamente en Jesús como Mesías de Israel e Hijo de Dios. “El hecho de que los judíos tengan parte en la salvación de Dios es teológicamente fuera de discusión, pero cómo sea posible sin una confesión explícita de Cristo queda un misterio divino e insondable”, indicó el purpurado.

La sexta sección, trata sobre la actitud de los cristianos por lo que se refiere a la evangelización hacia los judíos, señaló el presidente de la Comisión para las relaciones religiosas con el judaísmo, precisando que “la Iglesia católica no conduce ni anima ninguna misión institucional específica dirigida a los judíos” si bien “los cristianos están llamados a dar testimonio de su fe en Jesucristo también delante de los judíos” pero “con humildad y sensibilidad, reconociendo que los judíos son portadores de la palabra de Dios y teniendo presente la gran tragedia de la Shoah”.

En la séptima sección, desde el punto de vista católico se indican los objetivos de éste diálogo “que nunca fueron expresados en un documento de manera tan explícita”. El principal objetivo es conocerse y apreciarse, si bien está la colaboración en el campo de la exégesis; en el empeño común a favor de la justicia y de la paz; en el cuidado de la creación; en la reconciliación en todo el mundo. Y también concretizarse en la esfera social: “porque sea la ética judía que la cristiana comprenden el imperativo de asistir a los pobres, a los débiles y a los enfermos”.

Y en la formación de las nuevas generaciones, pone como objetivo “la lucha común contra toda manifestación de discriminación racial hacia los judíos y toda forma de antisemitismo”.

“Con esta nueva panorámica –concluyó el cardenal Koch– el diálogo con el hebraísmo después de cincuenta años se apoya ahora sobre un sólido terreno, porque mucho ha sido realizado en este arco de tiempo”.  

Respondiendo a las preguntas, el cardenal indicó que la beatificación de Pio XII es algo interno de la Iglesia católica, y el papa Francisco está muy de acuerdo con abrir los archivos sobre ese período histórico.  
El padre Hofmann, por su parte, reiteró que este largo trabajo que hoy está maduro es un texto católico desde la perspectiva católica, así como espera que hagan los amigos judíos.  

Para leer el texto íntegro:

UNA REFLEXIÓN SOBRE CUESTIONES TEOLÓGICAS EN TORNO A LAS RELACIONES ENTRE CATÓLICOS Y JUDÍOS EN EL 50° ANIVERSARIO DE "NOSTRA AETATE"

Fiesta Congregación Nuestra Señora de Sion 20 enero 2016

Misa en la Centro de Estudios Judeo-Cristianos en la festividad de la Congregación de Nuestra Señora de Sión

En la sede del Centro de Estudios Judeo-Cristianos de Madrid, ubicado en la calle Hilarión Eslava, 50, el próximo miércoles 20 de enero, se celebrará la festividad de la Congregación de Nuestra Señora de Sión.
A las 20,00 horas se celebrará la Eucaristía, presidida por D. Manuel Barrios Prieto, Director del Secretariado de Relaciones Interconfesionales de la Conferencia Episcopal Española, Delegado Episcopal de Relaciones Interconfesionales del Arzobispado de Madrid, y párroco de Santa Catalina de Alejandría.La Congregación de Nuestra Señora de Sión fue fundada por los Padres Marie y Theodore Ratisbonne. Al Padre Marie se le apareció la Medalla Milagrosa estando orando en Roma, en la Iglesia de San Adnrea delle Fratte y fruto de este milagro fue la decisión de crear la Congregación de Nuestra Señora de Sión. Con un carisma de estudio de la Biblia y acercamiento al pueblo judío, celebra su fiesta litúrgica el 20 de enero, fecha en que se conmemora el milagro de la Medalla Milagrosa.
El Centro de Estudios Judeo Cristiano que es la única Institución oficial de la Iglesia española para el diálogo con el judaísmo, fue instituida como Centro de Estudios Judeo Cristianos por el Cardenal Tarancón en los años 70, ya que existía anteriormente como Amistad Judeo Cristiana. Fundación perteneciente al Arzobispado de Madrid, que encomendó el funcionamiento y orientación de las actividades a los Religiosos de Nuestras Señora de Sión, para poner en práctica la Declaración Nostra Aetate del Concilio Vaticano II.
A continuación de la Eucaristía tomaremos un aperitivo para compartir nuestra amistad y agradecimiento por los más de 50 años de presencia de la Congregación de Nuestra Señora de Sión y la erección de nuestro Centro por el Arzobispado de Madrid.

50 Aniversario Nostra Aetate

28 de octubre de 2015 Plaza de San Pedro Audiencia Interreligiosa
Texto de la catequesis del Papa Francisco:

Queridos hermanos y hermanas buenos días,
En las Audiencias generales hay a menudo personas o grupos pertenecientes a otras religiones; pero hoy esta presencia es del todo particular, para recordar juntos el 50º aniversario de la Declaración del Concilio Vaticano II Nostra aetate sobre las relaciones de la Iglesia Católica con las religiones no cristianas. Este tema estaba fuertemente en el corazón del beato Papa Pablo VI, que en la fiesta de Pentecostés del año anterior al final del Concilio había instituido el Secretariado para los no cristianos, hoy Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso. Expreso por eso mi gratitud y mi calurosa bienvenida a personas y grupos de diferentes religiones, que hoy han querido estar presentes, especialmente a quienes vienen de lejos.
El Concilio Vaticano II ha sido un tiempo extraordinario de reflexión, diálogo y oración para renovar la mirada de la Iglesia Católica sobre sí misma y sobre el mundo. Una lectura de los signos de los tiempos en miras a una actualización orientada a una doble fidelidad: fidelidad a la tradición eclesial y fidelidad a la historia de los hombres y mujeres de nuestro tiempo. De hecho Dios, que se ha revelado en la creación y en la historia, que ha hablado por medio de los profetas y completamente en su Hijo hecho hombre (cfr Heb 1,1), se dirige al corazón y al espíritu de cada ser humano que busca la verdad y los caminos para practicarla.
El mensaje de la Declaración Nostra aetate es siempre actual. Recuerdo brevemente algunos puntos:
• La creciente interdependencia de los pueblos ( cfr n. 1);
• La búsqueda humana de un sentido de la vida, del sufrimiento, de la muerte, preguntas que siempre acompañan nuestro camino (cfr n.1);
• El origen común y el destino común de la humanidad (cfr n. 1);
• La unicidad de la familia humana (cfr n. 1);
• Las religiones como búsqueda de Dios o del Absoluto, en el interior de las varias etnias y culturas (cfr n. 1);
• La mirada benévola y atenta de la Iglesia sobre las religiones: ella no rechaza nada de lo que en estas religiones hay de bello y verdadero (cfr n. 2);
• La Iglesia mira con estima los creyentes de todas las religiones, apreciando su compromiso espiritual y moral (cfr n. 3);
• La Iglesia abierta al diálogo con todos, y al mismo tiempo fiel a la verdad en la que cree, por comenzar en aquella que la salvación ofrecida a todos tiene su origen en Jesús, único salvador, y que el Espíritu Santo está a la obra, fuente de paz y amor.
Son tantos los eventos, las iniciativas, las relaciones institucionales o personales con las religiones no cristianas de estos últimos cincuenta años, y es difícil recordar todos. Un hecho particularmente significativo ha sido el Encuentro de Asís del 27 de octubre de 1986. Este fue querido y promovido por san Juan Pablo II, quien un año antes, es decir hace treinta años, dirigiéndose a los jóvenes musulmanes en Casablanca deseaba que todos los creyentes en Dios favorecieran la amistad y la unión entre los hombres y los pueblos (19 de agosto de 1985). La llama, encendida en Asís, se ha extendido en todo el mundo y constituye un signo permanente de esperanza.
Una especial gratitud a Dios merece la verdadera y propia transformación que ha tenido en estos 50 años la relación entre cristianos y judíos. Indiferencia y oposición se transformaron en colaboración y benevolencia. De enemigos y extraños nos hemos transformado en amigos y hermanos. El Concilio, con la Declaración Nostra aetate, ha trazado el camino: “si” al redescubrimiento de las raíces judías del cristianismo; “no” a cualquier forma de antisemitismo y condena de todo insulto, discriminación y persecución que se derivan. El conocimiento, el respeto y la estima mutua constituyen el camino que, si vale en modo peculiar para la relación con los judíos, vale análogamente también para la relación con las otras religiones. Pienso en particular en los musulmanes, que -como recuerda el Concilio- «adoran al único Dios, viviente y subsistente, misericordioso y omnipotente, creador del cielo y de la tierra, que ha hablado a los hombres» (Nostra aetate, 5). Ellos se refieren a la paternidad de Abraham, veneran a Jesús como profeta, honran a su Madre virgen, María, esperan el día del juicio, y practican la oración, la limosna y el ayuno (cfr ibid).
El diálogo que necesitamos no puede ser sino abierto y respetuoso, y entonces se revela fructífero. El respeto recíproco es condición y, al mismo tiempo, fin del diálogo interreligioso: respetar el derecho de otros a la vida, a la integridad física, a las libertades fundamentales, es decir a la libertad de conciencia, de pensamiento, de expresión y de religión.
El mundo nos mira a nosotros los creyentes, nos exhorta a colaborar entre nosotros y con los hombres y las mujeres de buena voluntad que no profesan alguna religión, nos pide respuestas efectivas sobre numerosos temas: la paz, el hambre, la miseria que aflige a millones de personas, la crisis ambiental, la violencia, en particular aquella cometida en nombre de la religión, la corrupción, el degrado moral, la crisis de la familia, de la economía, de las finanzas y sobre todo de la esperanza. Nosotros creyentes no tenemos recetas para estos problemas, pero tenemos un gran recurso: la oración. Y nosotros creyentes rezamos, debemos rezar. La oración es nuestro tesoro, a la que nos acercamos según nuestras respectivas tradiciones, para pedir los dones que anhela la humanidad.
A causa de la violencia y del terrorismo se ha difundido una actitud de sospecha o incluso de condena de las religiones. En realidad, aunque ninguna religión es inmune del riesgo de desviaciones fundamentalistas o extremistas en individuos o grupos (cfr Discurso al Congreso EEUU, 24 de septiembre de 2015), es necesario mirar los valores positivos que viven y proponen y que son fuentes de esperanza. Se trata de alzar la mirada para ir más allá. El diálogo basado sobre el confiado respeto puede llevar semillas de bien que se transforman en brotes de amistad y de colaboración en tantos campos, y sobre todo en el servicio a los pobres, a los pequeños, a los ancianos, en la acogida de los migrantes, en la atención a quien es excluido. Podemos caminar juntos cuidando los unos de los otros y de lo creado. Todos los creyentes de cada religión. Juntos podemos alabar al Creador por habernos dado el jardín del mundo para cultivar y cuidar como bien común, y podemos realizar proyectos compartidos para combatir la pobreza y asegurar a cada hombre y mujer condiciones de vida dignas.
El Jubileo Extraordinario de la Misericordia, que está delante de nosotros, es una ocasión propicia para trabajar juntos en el campo de las obras de caridad. Y en este campo, donde cuenta sobretodo la compasión, pueden unirse a nosotros tantas personas que no se sienten creyentes o que están en búsqueda de Dios y de la verdad, personas que ponen al centro el rostro del otro, en particular el rostro del hermano y de la hermana necesitados. Pero la misericordia a la cual somos llamados abraza a todo el creado, que Dios nos ha confiado para ser cuidadores y no explotadores, o peor todavía, destructores. Debemos siempre proponernos dejar el mundo mejor de como lo hemos encontrado (cfr Enc. Laudato si’, 194), a partir del ambiente en el cual vivimos, de nuestros pequeños gestos de nuestra vida cotidiana.
Queridos hermanos y hermanas, en cuanto al futuro del diálogo interreligioso, la primera cosa que debemos hacer es rezar. Y rezar los unos por los otros, somos hermanos. Sin el Señor, nada es posible; con Él, ¡todo se convierte! Que nuestra oración pueda, cada uno según la propia tradición, pueda adherirse plenamente a la voluntad de Dios, quien desea que todos los hombres se reconozcan hermanos y vivan como tal, formando la gran familia humana en la armonía de la diversidad. Gracias. 

Programa Curso 2015-2016

LA SHOAH Y LA VIDA SETENTA AÑOS DESPUÉS

El Papa Francisco recibe al Presidente de Israel Reuven Rivlin

El papa Francisco ha recibido el jueves 3 de septiembre en el Vaticano al presidente del Estado de Israel, Reuven Rivlin. Es la primera vez que el mandatario elegido  en junio de 2014 se ha encontrado con el Santo Padre, que encambio estuvo varias veces con el presidente anterior, Shimon Peres.
Uno de los dos periodistas acreditados que asistió al inicio y final del encuentro, Salvatore Cernuzio, de la edición italiana de ZENIT, indicó que el la audiencia privada duró 30 minutos, y contó con el apoyo de un intérprete.
En el intercambio de regalos, el presidente de Israel le regaló al Pontífice una piedra de basalto, copia del original que se encuentra en el Museo de Jerusalén, en la que se ve la mención del nombre de David, mucho antes que en la Bibilia. Tiene una inscripción en arameo que se ubica entre el siglo IX y VIII antes de Cristo. En la placa se lee: "A su santidad el papa Francisco 'Rogate quae ad pacem sunt Ierusalem (122,6)’. Con estima, Reuven (Ruvi) Rivlin, presidente del Estado de Israel, 3 de septiembre de 2015”.
En el momento de la entrega Rivlin dijo: "Creo que sea justo que Su Santidad reciba este regalo para recordar las raíces comunes entre hebraismo y cristianismo". 
El Papa le regaló al presidente un medallón de bronce, que representa una roca partida en dos y que está unida por un árbol de olivo. Entorno está escrito en italiano: "Busca lo que une. Supera lo que divide". En el momento de entregarla al presidente Francisco dijo: "Hay alguna división, pero el desafío es unir" e hizo el gesto de unir y le guiñó un ojo.  
Le regaló también la encíclica Laudato si’ y la Evangelii gaudium, ambas en inglés. Al entregarlas indicó que la primera era sobre la ecología, mientras "la segunda es para los cristianos pero tiene un capítulo dedicado al diálogo con los judíos". 
Después fueron los saludos a la delegación que estaba compuesta por 14 personas más la esposa en la silla de ruedas, que se levantó para la foto oficial. Al salir el Papa dijo “Pray for me”. Y el presidente respondió: “I will. See you soon in Israel” (Lo haré, hasta la vista en Israel).  
El comunicado de la Santa sede
La Oficina de prensa de la Santa Sede en un comunicado indicó que "durante las conversaciones, transcurridas en un clima cordial, se ha abordado la situación política y social en el Medio Oriente, marcada por varios conflictos, con especial atención a la situación de los cristianos y otros grupos minoritarios". Y añadió que "en este sentido, se ha reconocido la importancia del diálogo interreligioso y la responsabilidad de los líderes religiosos en la promoción de la reconciliación y la paz".
Así se han puesto de relieve la necesidad y la urgencia de fomentar un clima de confianza entre israelíes y palestinos, y reanudar las negociaciones directas para llegar a un acuerdo que respete las legítimas aspiraciones de los dos pueblos, como contribución fundamental a la paz y la estabilidad en la región, indica la nota. 
"También --añade el comunicado-- se han tratado algunas cuestiones relativas a las relaciones entre el Estado de Israel y la Santa Sede, así como entre las autoridades estatales y las comunidades católicas locales, y se ha manifestado el deseo de una rápida conclusión del acuerdo bilateral, en curso de elaboración, y de una solución apropiada de algunos temas de interés común, entre ellos la situación de las escuelas cristianas en el país".
Posteriormente, Reuven Rivlin ha encontrado al cardenal Secretario de Estado, Pietro Parolin, a quien le acompañaba el arzobispo Paul Gallagher, Secretario para las Relaciones con los Estados

Circular nº 204 Abril-Junio 2015

Descargar pdf Circular 

Nº 204 (Abril-Junio 2015)                           

 

Acto de Solidaridad con los cristianos
de Oriente Medio y África
                En el marco del 50 aniversario de la Declaración Nostra Aetate, que supuso un giro crucial en la relación entre la Iglesia católica y las demás confesiones, la Comunidad Judía de Madrid organizó el miércoles 23 de junio, un encuentro para denunciar la persecución que sufren a diario los cristianos en Oriente Medio y África
El presidente de la Comunidad Judía de Madrid, David Hatchwell, mostró su alegría por albergar este encuentro de apoyo a la comunidad cristiana: “Los judíos y los cristianos compartimos valores troncales, por eso tenemos que ayudarnos en los momentos de sufrimiento. Y el pueblo judío no es indiferente al sufrimiento de otros seres humanos. Condenamos a los gobiernos que amparan a terroristas fanáticos, condenamos a todas las personas que odian a los demás por motivos raciales o religiosos y exigimos a nuestro gobierno y responsables políticos de la Unión Europea que proclamen su rechazo absoluto a estos terribles ataques. Que no reciban a regímenes como el iraní que amenaza con aniquilar a otros seres humanos por el hecho de ser diferentes. Y que no apoyen supuestos intentos de deslegitimar a Israel. El único lugar de Oriente Medio donde aumenta el número de cristianos es Israel, el único estado de la región donde la Ley ampara a las minorías”
El Sr. Hatchwell recogió las palabras del Papa en Turín acerca de “por qué los países occidentales no bombardearon las líneas de ferrocarril que se dirigían a Auschwitz. Que no se repita la tragedia y que luchemos por los desamparados.
Los judíos conocemos el significado de las persecuciones, expulsiones, torturas y muerte y declaramos nuestra solidaridad con la población cristiana y todas las minorías perseguidas".
   Monseñor Carlos Osoro, Arzobispo de Madrid, recordó la semblanza de su antece-sor en el cargo en Valencia, Marcelino Olaechea, que contribuyó a la salvación de ju-díos durante la II Guerra Mundial. Monseñor Osoro ha elogiado el bellísimo momento de dar las gracias a Dios juntos, cristianos y judíos. Al finalizar su intervención resaltó: “Somos imágenes de Dios, y una imagen de Dios no se rompe, no se elimina, sino que hay que respetarla, porque Dios nos ha pedido que la respetemos”
El Gran Rabino Moshé Bendahán dirigió una oración por la elevación de las al-mas de todos los cristianos asesinados en Oriente Medio y África y recordó que "el que asesina a un ser humano destruye generaciones enteras, igual que quien salva a un ser humano salva a generaciones enteras".
Durante el acto dos personas cristianas dieron testimonio de la persecución y la dis-criminación. El padre ortodoxo griego Gabriel Nadaf aseguró que “en un momento en el que el mundo nos da la espalda, el estado de Israel es el único lugar seguro para los cristianos. Nuestro destino, judíos y cristianos es común" y el profesor Raad Salam Naaman, cristiano católico caldeo iraquí hizo referencia a su experiencia de discrimi-naciones constantes dentro de su país por pertenecer a la minoría cristiana denunciando que "los musulmanes tiene todos los derechos en Occidente pero nosotros, en nuestro propio país, no podemos profesar libremente nuestra religión”.
Javier Cremades, presidente de la Fundación Madrid Vivo, consideró significativo que el homenaje a los cristianos perseguidos se celebre en un templo judío. Resaltó que los discursos religiosos cristianos y judíos son idénticos, ambos buscan los mismos valores y el respeto hacia los seres humanos.
Mayte Rodríguez, por el Centro de Estudios Judeo Cristiano, agradeció la iniciati-va de la Comunidad Judía de Madrid, afirmando que "resulta especialmente emotiva esa cercanía y sensibilidad cuando hace tan solo 70 años, nosotros, los cristianos no tuvimos la misma comprensión. La Declaración Nostra Aetate supuso un giro radical en las relaciones entre judíos y católicos que se mantienen y se han fortalecido en estos años. Con este acto cumplimos las palabras que el Papa Francisco pronunció ante los Grandes Rabinos en su visita a Israel en 2014 cuando aseguró que juntos podemos dar una gran contribución a la causa de la paz; juntos podemos dar testimonio en un mundo que cambia rápidamente el significado eterno del plan divino de la creación; juntos podemos luchar con firmeza contra toda forma de antisemitismo y otras formas de discriminación". Destacó que “hoy podemos experimentar el respeto mutuo y la apertura de espíritu entre las dos comunidades y ser testigos de Dios en el mundo, y ambas afirmamos que no hay nada que justifique hacer sufrir al prójimo ni permanecer pasivos cuando el prójimo está sufriendo (…) el combate contra la intimidación religiosa y el brutal fanatismo debe ser la tarea común de judíos y cristianos”. Y continuó diciendo: “Este encuentro de hoy demuestra que hay un soplo de esperanza. Vemos que la Comunidad Judía de Madrid, junto con la Iglesia de Madrid, se muestran sensibles a los sufrimientos del mundo cristiano”
(texto completo en https://www.facebook.com/centrodeestudios.judeocristianos)
El rabino Yerahmiel Barylka de la Comunidad Judía de Madrid aseguró que Occi-dente no está preocupado por las minorías perseguidas en múltiples países con cuyos dirigentes se firman buenos negocios. "Se sacrifica a los cristianos como antes sucedió con los judíos. El mundo occidental practica la ceguera".
El acto de solidaridad con los cristianos perseguidos concluyó con la lectura del manifiesto elaborado por la Comunidad Judía de Madrid, en el que, entre otras cosas, asegura:
"Exigimos a las más altas instancias políticas de nuestro país y de la Unión Europea que proclamen su absoluto rechazo a la tortura, los malos tratos, las violaciones sistemáticas de mujeres y menores de edad y su entrega en esclavitud".
"Denunciamos la hipocresía de muchos gobiernos democráticos, que por intereses egoístas, pactan con aquellos gobiernos autoritarios para obtener ventajas económicas y geopolíticas ignorando el crimen organizado, el tráfico de seres humanos, la persecu-ción y la muerte de inocentes. La Comunidad Judía de Madrid no se mantendrá en silencio".

                                                                    Acto de Clausura Curso 2014-2015

El pasado miércoles 27 de mayo tuvo lugar la Clausura del Curso de Conferencias del Centro de Estudios Judeo-Cristianos 2014-2015. El Acto estuvo presidido por D. Isaac Querub Caro, Presidente de la Federación de Comunidades Judías de España y Presidente de Yad-Vashem España, y contó con la intervención de Rav. Moshé Ben-dahan, Presidente del Consejo Rabínico de España y S.E.R. Cardenal Carlos Amigo Vallejo. El título de la conferencia fue: “Judíos y cristianos en sus diferencias forman el pueblo de Dios”, y ambos ponentes nos obsequiaron con profundas y esperanzadoras disertaciones, por las que no sólo “brillaron”, sino que también “iluminaron” a todos los allí asistentes, diferenciación expuesta por Rav. Moshé Bendahan, y que fue celebrada por S.E.R. Cardenal Amigo.
Antes de comenzar el Acto, Don Isaías Barroso, Director del CEJC, nos dirigió unas amables palabras, y a continuación Dª Mayte Rodriguez, de la Junta Directiva del CEJC expuso un resumen de las actividades realizadas por el Centro en el curso que concluye, así como del curso siguiente. Del mismo modo, agradeció la presencia en el acto de todas las autoridades que nos honraron con su presencia, entre las que cabe destacar: D. Javier Prades, Rector de la Universidad San Dámaso, Dª Hamutal Rogel, Portavoz de la Embajada de Israel, D. Ricardo García Garcia, Subdirector General de Relaciones con las Confesiones Religiosas del Ministerio de Justicia, D. Raphael Benatar, Secretario General y Portavoz de la Comunidad Judía de Madrid, D. Gabriel Prisiallni Perry, Presidente de la Comunidad Judía Conservadora Masortí Bet-El, Dª Eva Benatar, Presidenta del Consejo Español de Mujeres Israelitas y Vicepresidenta de la Fundación Violeta Friedman, D. Miguel de Lucas, Director del Centro Sefarad-Israel, D. Fernando Arias Canga, Director de Pluralismo y Convivencia, D. Fernando Fernández, Presidente de AEDOS, Rvdo. Teófilo Moldován, Iglesia Ortodoxa Rumana, y Dª Silva Escobar, ex Embajadora de España en Misión Especial para los Derechos Humanos.
Asistió un numeroso público entre socios, alumnos y amigos. Al final del Acto, los tres miembros de la mesa hicieron entrega de los Diplomas a los alumnos que habían completado el curso, pasando a continuación a compartir todos juntos un pequeño refrigerio como despedida de este curso hasta el inicio del siguiente el próximo otoño, que llevará el título “La Shoah y la vida 70 años después”.
Foro Interreligioso II Encuentro Judeo-cristiano
El pasado 26 de mayo, se celebró el II Encuentro Judeocristiano organizado por AEDOS y la Universidad Comillas, con ocasión de la reedición ampliada del libro de D. José Barta: La encrucijada del Pueblo elegido. Judaísmo y judíos en el Siglo XXI.
El Centro de Estudios Judeo-Cristianos estuvo invitado a participar, interviniendo Dª Mayte Rodríguez en una de las mesas, junto a profesores y miembros de las co-munidades judías.

                                                                        Viaje a Mérida y Plasencia
Este año, el fin de semana del 18-19 de abril, hemos realizado la tradicional y espe-rada salida del CEJC a Mérida y Plasencia. Situada en plena Vía de la Plata, Mérida, la antigua capital de la Lusitania romana, es uno de los conjuntos arqueológicos mejor conservados de España, lo que le permite contar con la declaración de Patrimonio de la Humanidad.
En el año 25 a.C. el Emperador Octavio Augusto fundó la Colonia Augusta Emeri-ta, en la que se asentarían los militares veteranos (eméritos) de las legiones V y X. La llegada de los pobladores romanos supuso un cambio sustancial para este enclave, por su ubicación cercana al río Guadiana y por ser un nudo esencial de las comunicaciones de la época.
Después de comer, comenzamos nuestra ruta acompañados de un tiempo magnifico. La huella romana sigue presente casi en cada rincón de la ciudad, siendo el Teatro Romano una de las construcciones más emblemáticas. Junto a él se levanta el Anfiteatro y el Museo Nacional de Arte Romano, obra del arquitecto español Rafael Moneo.
Nuestro camino continuó hacia el Templo de Diana y el Arco de Trajano, de 15 metros de altura, una de las puertas de acceso a la ciudad, para finalizar en la preciosa y bulliciosa Plaza de España.
Sin salirnos de la Ruta de la Plata, al día siguiente llegamos a Plasencia. Palacios, casas nobles e importantes construcciones religiosas componen su singular barrio mo-numental. Integrada en la Asociación Europea para la Preservación y Salvaguarda del Patrimonio Judío y en la Red Nacional de Juderías, Plasencia contó con uno de los principales asentamientos sefardíes de Extremadura.
Ya en el siglo XV, la aljama placentina rondaba las 200 familias, con una gran si-nagoga, la mejor y más antigua que había en Extremadura, en el lugar denominado "La Mota", situada en lo que es actualmente el Palacio del Marqués de Mirabel y el Convento Dominico de San Vicente Ferrer.
Hoy, entre pasajes de arcos semicirculares y calles donde convive La Casa del Ja-món con el Abuelo Mayorga, las placas en el suelo recuerdan las casas que pertenecie-ron a los judíos placentinos: rabí Moshé Caçes, Yuçé de Medellín, Abrahám Cohen, Yudá Caçes, Isay Pachen…
Después de una riquísima comida iniciamos el camino de vuelta, donde pudimos comprobar que nuestro coro está mejorando notablemente. Fueron dos días de convi-vencia fraternal donde profundizamos un año más en el conocimiento de las juderías españolas. Gracias al Centro de Estudios Judeo-Cristianos que lo ha hecho posible.
(Lola García Olivares)


                                                              Aprobada la Ley de Ley de Nacionalidad Española a Sefardíes
El Congreso de los Diputados aprobó el 11 de junio la ley que posibilita la adquisi-ción de la nacionalidad española por los sefardíes descendientes de los judíos expulsa-dos de España en el siglo XV sin necesidad de que renuncien a su nacionalidad y sin exigencia de residencia en España. El manifiesto de la FCJE se expresa así:
“La Federación de Comunidades Judías de España, entidad que representa oficial-mente a las comunidades judías de nuestro país, manifiesta su agradecimiento hacia el Gobierno por haber desarrollado esta iniciativa legislativa y a las Cortes Generales por haberla admitido a trámite y haber permitido que alcanzara el rango de ley.
Las comunidades sefardíes de la Diáspora son el fruto de una sucesión de acontecimientos históricos que deben ser calificados como injustos y dolorosos y que culminan con el Edicto de Expulsión de 1492.
Contrariamente a lo que cabría pensar, los descendientes de los expulsados no abrigaron sentimientos de odio o de rencor sino, más bien al contrario, cultivaron un profundo amor hacia la tierra que les vio partir y una intensa fidelidad hacia la tradición y la lengua que recibieron de sus mayores.
Hoy se inicia una nueva etapa en la historia de la relación entre España y el Mundo Judío; un nuevo periodo de reencuentro, de diálogo y de concordia que reintegra plenamente a una de las ramas de la nación española que, en su día, fue injustamente arrancada.
Se hacen por fin realidad las palabras que S.M. el Rey Don Juan Carlos I pronunció en la Sinagoga de Madrid el día 31 de marzo de 1992 cuando se cumplía el V Centenario del Edicto de Expulsión: “Sefarad no es ya una nostalgia sino un hogar en el que no debe decirse que los judíos se sienten como en su propia casa porque los hispano judíos están en su propia casa”


                                                                   Francisco a los Rabinos europeos:
                                 "Los cristianos deben ser firmes en la condena de toda forma de antisemitismo"
El 20 de abril, el Papa Francisco recibió a la Delegación de Rabinos Europeos. En una sociedad cada vez más marcada por el secularismo y amenazada por el ateísmo, se corre el riesgo de vivir como si Dios no existiera. El Papa ha condenado las tenden-cias antisemitas y los últimos actos de violencia y odio cometidos en Europa, al tiem-po que ha deplorado las manifestaciones de odio y violencia contra los cristianos o contra los fieles de cualquier religión por razones de fe. “Preocupan actualmente en Europa las tendencias antisemitas y algunos actos de odio y violencia. Los cristianos deben ser firmes en la condena de toda forma de antisemitismo y mostrar solidari-dad con los judíos”, ha afirmado en un discurso dirigido a la Delegación de Conferen-cia Europea de Rabinos.
El Papa ha recordado que recientemente se han cumplido 70 años de la liberación del campo de concentración de Auschwitz, y ha pedido que la memoria de lo ocurrido en el corazón de Europa sirva de “advertencia” a las futuras generaciones.
Asimismo, ha lamentado que la sociedad moderna esté cada vez más marcada por el “secularismo” y amenazada por el “ateísmo” al tiempo que ha señalado que existe el “riesgo” de vivir como si Dios no existiera.
“El hombre está tentado a menudo de ponerse en el lugar de Dios, de considerarse el criterio de todo, de pensar que puede controlar todas las cosas, de sentirse autorizado a usar todo lo que lo rodea según su arbitrio”, ha explicado Francisco.
Por último, ha reivindicado que en Europa es muy importante dar relieve a “la dimen-sión espiritual y religiosa de la vida humana”, al tiempo que ha dicho que los cristianos y los judíos están llamados a “mantener vivo el sentido religioso de los hombres de hoy y de la sociedad”.
En el discurso que dirigió a la delegación, el Papa subrayó que el diálogo entre la Iglesia católica y las Comunidades Judías continua su curso desde hace medio siglo y que el 28 de octubre se celebrará el quincuagésimo aniversario de la Declaración Conciliar “Nostra Aetate” que sigue siendo el punto de referencia de todo esfuerzo en esa dirección. “Con gratitud al Señor –dijo- pensamos en estos años alegrándonos por los progresos conseguidos y por la amistad que, mientras tanto, ha ido creciendo entre nosotros’’.
“Es muy importante recordar que nuestra vida es un don de Dios, y que a él debe-mos confiarnos y dirigirnos siempre. Judíos y cristianos tienen el don y la responsa-bilidad de contribuir a mantener vivo el sentido religioso de la humanidad de hoy y de nuestra sociedad, dando testimonio de la santidad de Dios y de la vida humana: Dios es santo y sagrada e inviolable es la vida que nos ha dado’’.
“Queridos amigos –concluyó- Os doy las gracias de todo corazón por esta visita, muy significativa. Os deseo lo mejor para vuestras comunidades, asegurando mi cercanía y mi oración. Y, por favor, no os olvidéis de rezar por mí. ¡Shalom Alechem!’’ Encuentro Interreligioso en Sarajevo
Durante la visita del papa Francisco a Sarajevo el sábado 6 de junio, en el encuentro ecuménico e interreligioso en la sede de los franciscanos, el presidente de la comunidad judía en Bosnia-Herzegovina, Jakob Finci se dirigió a los líderes católicos, ortodoxos y musulmanes.
Después de darle la bienvenida al Santo Padre “en la ciudad donde la comunidad judía vivió en paz con otras comunidades religiosas y las Iglesias, en los últimos 450 años” señaló que “tenemos la intención quedarnos aquí al menos por los próximos 450 años”, porque “no buscamos ni tenemos otra patria”.
Reconoció que “no fue fácil sobrevivir por 450 años en los Balcanes, definidos por muchos como un polvorín”, pero que gracias a “la comprensión, buena voluntad y a la ayuda de Dios, todo es posible”.
El presidente de la comunidad judía recordó que durante la visita de Juan Pablo II, el Consejo Interreligioso que reúne a las comunidades religiosas, indicaron que defien-den los principios de tolerancia religiosa, de la convivencia y de una actuación común”. Si bien reconoció que esta capacidad de entender al otro respetando las propias convicciones, “puede y tiene que ser siempre mejor”.
Ironizó que no quería mentir como los políticos, porque los problemas son muchos, “pero son problemas que nosotros mismos hemos creado, y por lo tanto nosotros tene-mos que superarlos” y “sus sabias palabras y paterno consejo no pueden sino ayudarnos en esto”. Al concluir sus palabras le regaló un libro, una reedición de la Haggadah de Sarajevo, única en toda la historia judía. Y le deseó que pueda volver a visitarles. (Zenit)


                                         Salvados de la persecución nazi rinden homenaje a su salvadora
La Fundación Internacional Raoul Wallenberg declaró el pasado 16 de abril como “Casa de vida” la escuela de las Hermanas de San José en Roma. Con este motivo se reunieron varias personas salvadas de la barbarie del nazismo para abrazar a las personas que las salvaron.
Durante la ocupación nazi de Roma, entre septiembre de 1943 y abril de 1944, las religiosas acogieron en su escuela y casa a más de 30 niños y niñas judíos, así como muchas de sus madres, que en caso de necesidad se disfrazaban de monjas católicas.
La directora de la escuela, la madre Ferdinanda (Maria Corsetti), así como una de las novicias, Sor Emerenziana (su nombre de pila era Anna Bolledi), con la ayuda de las demás religiosas, arriesgaron diariamente la vida, pues los soldados alemanes ha-bían ocupado la contigua villa de una persona judía, sin que existiera un muro de separación entre ambas propiedades.
La celebración organizada por la Fundación Wallenberg culminó con el acto de descubrimiento de una placa conmemorativa, que ahora puede verse en el muro exterior de esa escuela, con la que se declara “Casa de Vida”. En la celebración participó sor Emerenziana, que ahora tiene 93 años, la única de las religiosas de aquellos años que ha sobrevivido y que ha sido reconocida como “justa entre las naciones” por Yad Vashem. 

El Olivo nº 81

OLIVO Nº 81

Enero - Junio 2015

La formación de la Biblia a la luz del análisis de las secciones textuales "abiertas" y/o "cerradas": el ejemplo de los libors de Reyes y Crónicas - Jesús Campos-Santiago - Universidad de Salamanca

El judaísmo en las enseñanzas de los Padres de la Iglesia- Pedro Langa Aguilar, OSA - Universidad Eclesiástica San Dámaso

Julián Marías reflexiona sobre el judaísmo - María Riaza Pérez - CEJC

Hacia una teología renovada del vínculo del cristianismo con el judaísmo - John T. Pawlikowski, OSM  - 

Crítica bibliográfica:

Franz Rosenzweig, El pais de los dos ríos. El judaísmo más allá del tiempo y la historia, Madrid, Ediciones Encuentro, 2014. - Francisco Javier Fernández Vallina 

Acto de solidaridad con los cristianos de Oriente Medio y Africa

En el marco del 50 aniversario de la Declaración Nostra Aetate, que supuso un giro crucial en la relación entre la Iglesia católica y las demás confesiones, la Comunidad Judía de Madrid organizó el martes 23 de junio, un encuentro para denunciar la persecución que sufren a diario los cristianos en Oriente Medio y África

El presidente de la Comunidad Judía de Madrid, David Hatchwell, mostró su alegría por albergar este encuentro de apoyo a la comunidad cristiana: “Los judíos y los cristianos compartimos valores troncales, por eso tenemos que ayudarnos en los momentos de sufrimiento. Y el pueblo judío no es indiferente al sufrimiento de otros seres humanos. Condenamos a los gobiernos que amparan a terroristas fanáticos, condenamos a todas las personas que odian a los demás por motivos raciales o religiosos y exigimos a nuestro gobierno y responsables políticos de la Unión Europea que proclamen su rechazo absoluto a estos terribles ataques. Que no reciban a regímenes como el iraní que amenaza con aniquilar a otros seres humanos por el hecho de ser diferentes. Y que no apoyen supuestos intentos de deslegitimar a Israel. El único lugar de Oriente Medio donde aumenta el número de cristianos es Israel, el único estado de la región donde la Ley ampara a las minorías”

El Sr. Hatchwell recogió las palabras del Papa en Turín acerca de “por qué los países occidentales no bombardearon las líneas de ferrocarril que se dirigían a Auschwitz. Que no se repita la tragedia y que luchemos por los desamparados.
Los judíos conocemos el significado de las persecuciones, expulsiones, torturas y muerte y declaramos nuestra solidaridad con la población cristiana y todas las minorías perseguidas".
Monseñor Carlos Osoro, Arzobispo de Madrid, recordó la semblanza de su antecesor en el cargo en Valencia, Marcelino Olaechea, que contribuyó a la salvación de judíos durante la II Guerra Mundial. Monseñor Osoro ha elogiado el bellísimo momento de dar las gracias a Dios juntos, cristianos y judíos. Al finalizar su intervención resaltó: “Somos imágenes de Dios, y una imagen de Dios no se rompe, no se elimina, sino que hay que respetarla, porque Dios nos ha pedido que la respetemos”
El Gran Rabino Moshé Bendahán dirigió una oración por la elevación de las almas de todos los cristianos asesinados en Oriente Medio y África y recordó que "el que asesina a un ser humano destruye generaciones enteras, igual que quien salva a un ser humano salva a generaciones enteras".
Durante el acto dos personas cristianas dieron testimonio de la persecución y la discriminación. El padre ortodoxo griego Gabriel Nadaf aseguró que “en un momento en el que el mundo nos da la espalda, el estado de Israel es el único lugar seguro para los cristianos. Nuestro destino, judíos y cristianos es común" y el profesor Raad Salam Naaman, cristiano católico caldeo iraquí hizo referencia a su experiencia de discriminaciones constantes dentro de su país por pertenecer a la minoría cristiana denunciando que "los musulmanes tiene todos los derechos en Occidente pero nosotros, en nuestro propio país, no podemos profesar libremente nuestra religión”.
Javier Cremades, presidente de la Fundación Madrid Vivo, consideró significativo que el homenaje a los cristianos perseguidos se celebre en un templo judío. Resaltó que los discursos religiosos cristianos y judíos son idénticos, ambos buscan los mismos valores y el respeto hacia los seres humanos.

Mayte Rodríguez
, por el Centro de Estudios Judeo Cristiano, agradeció la iniciativa de la Comunidad Judía de Madrid, afirmando que "resulta especialmente emotiva esa cercanía y sensibilidad cuando hace tan solo 70 años, nosotros, los cristianos no tuvimos la misma comprensión. La Declaración Nostra Aetate supuso un giro radical en las relaciones entre judíos y católicos que se mantienen y se han fortalecido en estos años. Con este acto cumplimos las palabras que el Papa Francisco pronunció ante los Grandes Rabinos en su visita a Israel en 2014 cuando aseguró que juntos podemos dar una gran contribución a la causa de la paz; juntos podemos dar testimonio en un mundo que cambia rápidamente el significado eterno del plan divino de la creación; juntos podemos luchar con firmeza contra toda forma de antisemitismo y otras formas de discriminación". Destacó que “hoy podemos experimentar el respeto mutuo y la apertura de espíri tu entre las dos comunidades y ser testigos de Dios en el mundo, y ambas afirmamos que no hay nada que justifique hacer sufrir al prójimo ni permanecer pasivos cuando el prójimo está sufriendo (…) el combate contra la intimidación religiosa y el brutal fanatismo debe ser la tarea común de judíos y cristianos”. Y continuó diciendo: “Este encuentro de hoy demuestra que hay un soplo de esperanza. Vemos que la Comunidad Judía de Madrid, junto con la Iglesia de Madrid, se muestran sensibles a los sufrimientos del mundo cristiano”
Ver galeria de fotos

Página 7 de 29
Volver